El exceso de vello corporal o facial ha sido motivo de orgullo para hombres durante siglos. Hoy muchos se sienten incómodos al lucir pelo en el pecho y en la espalda. No es un tema sólo para nosotras.
Ha sido asociada para nadadores, atletas, ciclistas y culturistas.
Hoy en día la depilación láser se hace simplemente para sentirse mejor.
Sé que para vosotros la depilación a la cera puede resultar doloroso.
Por ejemplo y aunque se haya puesto de moda el lucir barba para otros es indispensable afeitarse todos los días para su puesto de trabajo. Es por ello que la luz pulsada puede reducir el número de sesiones del afeitado.

EN QUE CONSISTE LA LUZ PULSADA

La luz pulsada emite disparos de luz a través de una lámpara de xenon. Esta luz es disparada muy cerca de la piel y es absorbida por la melanina del vello.
Esta luz se convierte en calor y destruye la raíz del vello.
Tanto el láser como la luz pulsada intensa consiguen hoy en día los mismos resultados. La diferencia es que la luz pulsada abarca más superficie y el láser es una luz direccional.
La luz pulsada es mas moderna, puede tratar más fototipos de piel y es menos dolorosa.